Política en Cuba

De la teoría de la argumentación

teoría de la argumentación.

• La libertad de expresión garantiza tu derecho a expresarte sin ser perseguido, pero no te da derecho a un público.

  La protección contra la censura no te exime de críticas y comentarios. Ni siquiera de los que te disgusten.

• Nadie está obligado a debatir contigo en Internet, a exponerte pormenorizadamente su postura, o a argumentarte nada.

• En caso de debate, el que afirma demuestra.

• El insulto es grosero y descortés, pero no anula la afirmación que contiene el insulto.

• Las personas merecen respeto y son iguales en dignidad y derechos. Las opiniones y las ideologías no. Ni siquiera si esas opiniones son importantes para ti.

• Que no seas capaz de imaginar algo no implica que la alternativa sea cierta o que la teoría sea falsa.

• Tu opinión, la de personas famosas o las anécdotas no tienen el mismo peso que la evidencia contrastada por pares.

• El número de personas que crea algo, la antigüedad de la creencia o el atractivo de la misma es irrelevante en lo que respecta a su veracidad.

• El “sentido común” es un simple prejuicio más y no sirve como réplica a los hechos.

• El miedo es respetable y comprensible, pero no presta validez a las afirmaciones en si mismo.

• Lo “natural” no es en si mismo mejor o peor que lo artificial.

• No es una práctica recomendable traer los sentimientos a un debate, sobre todo con quienes no los comparten.

• El argumento de autoridad es una falacia, pero la ignorancia y la competencia no son puntos de vista equivalentes.

• La competencia de un sujeto en un campo académico o práctico no necesariamente implica competencia o autoridad en otros campos.

 

Tomado de Facebook

 

También le puede interesar 

 

 

Autores

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas