El futuro ya no vive aquí

Nada dibuja mejor la desintegración de la credibilidad política de cualquier movimiento social que ver el rechazo de la gente de bien a ser parte de estas conductas radicalizadas