Política en Cuba

El preguntón

Si la estrategia se aprobó por el Buró Político desde la semana pasada y ustedes decidieron esperar hasta ayer para anunciarla: ¿son los enemigos los responsables de que en los últimos días se mostrara “insatisfacción, incomprensión, inseguridad”, “se especulara, se sembraran dudas y se alimentara la desconfianza” sobre las medidas que venían en camino?

 

Por: Jorge Fernández Era

 

A ver, compañero presidente, quisiera me contestara algunas preguntas:

Si la estrategia se aprobó por el Buró Político desde la semana pasada y ustedes decidieron esperar hasta ayer para anunciarla: ¿son los enemigos los responsables de que en los últimos días se mostrara “insatisfacción, incomprensión, inseguridad”, “se especulara, se sembraran dudas y se alimentara la desconfianza” sobre las medidas que venían en camino? ¿No son ustedes mismos? ¿Es esa “la manera más efectiva de comunicar” “con toda transparencia” para no “seguir anclados a formas anteriores a la era digital”, de no “burocratizar los procesos ideológicos”, de ser “más proactivos, capaces de anticiparnos a las manipulaciones mediáticas” a que usted alude?

¿Es el pueblo el responsable de que solo ahora, a las puertas del VIII Congreso del PCC, se vengan a implementar políticas aprobadas por el VII cónclave en el 2016, que venían estudiándose desde mucho antes y que en el presente encuentran escollos mayores a causa de la crisis de la covid y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano? ¿Se asumirá críticamente que el gravamen sobre el dólar que ahora se suprime fue un error, y una tozudez mantenerlo por tanto tiempo?

¿Se sostiene la tan mentada madurez ideológica con la no aceptación del disenso, con casar a la crítica con la oposición y el mercenarismo? ¿Es eso “escuchar, atender, diferenciar la crítica honesta y la sugerencia valiosa del acto malicioso y la propuesta impracticable”?

¿Los indiscutibles resultados en el enfrentamiento a la pandemia y las fortalezas ante situaciones de catástrofe como la que hemos vivido en los últimos meses pueden enmascarar esa trinchera a medio hacer que es una agricultura que no aporta ni el cinco por ciento al producto interno bruto y que debía ser la fuente principal de ingresos? ¿Por qué engañarnos entonces con sobrecumplimientos y planes que nunca se hacen digeribles? ¿No es una vergüenza que un gobierno se reúna todos los días en pos de la comida de la gente y en dichas reuniones solo se cosechen dos libras de arroz y cuatro onzas de frijoles adicionales para los próximos dos meses?

¿Por qué no se habla de un turismo y otros sectores económicos en manos de unas fuerzas armadas que no rinden cuentas a la opinión pública?

¿No es para preocuparse que la única medida de pronta implementación, a la que más tiempo dedicó la mesa redonda a pesar de “no ser la más importante”, esté relacionada con un dólar que a bombo y platillo desterramos de circulación hace unos años y no proviene del sudor de los trabajadores, sino de familiares allende los mares que a los efectos legales seguimos tratando como ciudadanos de segunda? ¿Que al cabo de los años descubramos que las TRD pasan a ser TRC (Tiendas de Recaudación de Celulosa), porque ya al CUC (qué decir del CUP) no lo respaldan ni el oro ni las baratijas? ¿Que los precios en CUC superiores al doscientos por ciento que pensábamos contribuían a la reproducción ampliada se convierten en un impuesto en sí y para sí? ¿No es quedar desamparados el hecho de que buena parte de la población queda exenta de adquirir los productos que se ofertarán solo en dólares y que son mayoría? ¿Cómo que “entre comillas parece que favorecen a pocos”? Claro que desfavorecen a muchos, entre comillas y entre desayunos.

¿Será que esta es la Revolución de los USmildes, por los USmildes y para los USmildes?

 

Otro texto del autor

 

medidas económicas medidas económicas medidas económicas 

30 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas