Política en Cuba

La educación de la coherencia

Por: René Fidel González García

Vencido ya el plazo de 18 meses dado por mandato constitucional para presentar las leyes y modificaciones necesarias para instrumentalizar el Estado de Derecho en Cuba, no está en la agenda legislativa inmediata de la ANPP su discusión y aprobación.

Los últimos dos años, en los que la Constitución ha desaparecido del discurso político por completo, y los hechos, actuaciones, omisiones y presuntas violaciones de derechos, libertades y garantías constitucionales en que se ha visto involucrada una parte de las instituciones cubanas, son una poderosa señal de que la resistencia a la eficacia y desarrollo del Estado de Derecho en Cuba forma parte de algo más que de una enraizada cultura de la arbitrariedad y del libre ejercicio del poder.

Ninguna agresión del enemigo justifica se aplace o secuestre, se paralice, el Estado de Derecho y la Constitución. De hecho, la plena soberanía nacional de los mecanismos de dominación del gobierno de los Estados Unidos, fue disputada y obtenida tempranamente pese a ella.

Nuestros servidores públicos -eso son, por más que promuevan la cultura y prácticas del súbdito como el modelo deseable para la sociedad cubana- deberían recordar que la mayoría que aprobó la Constitución sabrá, llegado el momento, exigir se le respete. Porque esa fue su decisión. 

Cómo dijera Pierre Bordieu: los alienados esperan soluciones de otros rindiéndose a la voluntad de estos otros. Se convierten así en parias urbanos, es decir, lo opuesto al ciudadano.

La paciencia no es infinita.

También le puede interesar

Autores

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas