Política en Cuba

Far Cry en Cuba

Por: Ana Barnes

Acabo de ver un video. En un ambiente de guerrilla urbana, almendrones incendiados, rap en español, población manifestando en las calles en medio del polvo y los gritos de batalla. Unos lanzan cocteles Molotov, otros parece que son detenidos o se rinden con las manos en la cabeza. Un caos. 

Dos personajes, un adolescente que pacíficamente juega con un carro americano de colección, y un adulto que lo interrumpe para ponerle una granada en la mano… después de quitarle la espoleta, por supuesto. Nos enteramos de que son padre e hijo y de que esta es una pequeña lección familiar: el poder está en sus manos, dice el padre al muchacho, y solo hay dos opciones, o sujetas el poder con mucha fuerza, o todos haremos bum

Quien me lo envía me aclara que es el tráiler del nuevo juego de Ubisoft Far Cry 6. La sexta entrega de esta serie de la compañía francesa desarrolladora de videojuegos. Al parecer han tenido mucho éxito en las ediciones anteriores. 

Y me cuentan que está inspirada en Cuba. Hace bien en aclararlo, porque en un plano lejano de la imagen me pareció reconocer uno que otro edificio de la capital, pero nada concreto. Hay otras construcciones en las imágenes que no están en Cuba, evidentemente. Así y todo, me extraña ese ambiente apocalíptico ubicado en esta isla. Y entonces supe que en el juego se trata también de una isla, llamada Yara, cuya capital es la Esperanza. 

También puede interesar

No me queda más que buscar en internet, y ahí confirmo que el equipo de realización cuenta en una entrevista que pasó un mes en Cuba, investigando y hablando con la gente, enamorándose de la cultura, pero también reuniéndose con antiguos guerrilleros reales. 

El asombro cede paso al desasosiego. Salgo a la terraza, para asegurarme de que todo sigue en su lugar. Es justo el momento en que aplauden a los médicos, como cada noche a la hora del cañonazo. Y regreso a mi sofá, pensando en los adocretos de la calle G, que tan buenos proyectiles habrían dado en esas escenas beligerantes, pero que ahí se quedarán, tranquilamente, impidiendo que crezca el césped tan bonito de toda la vida.

Otro texto de la autora  

7 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas