El voto del mercado

Por: Ernesto Mederos García En una sociedad capitalista el mayor activismo social se encuentra en el propio entramado de las relaciones económicas, en la manera en que se gasta o se invierte el dinero. Esta es una ecuación difícil de entender desde Cuba, un país en el que la limitación en las ofertas despolitiza la demanda, de manera tal que como consumidor compras el producto que hay sin mirar quién lo vende. Cuando viajé por primera vez a Alemania recuerdo que, como pobre al fin, quería consumir en el mercado los productos más baratos. Ahora bien, ¿por qué eran productos de calidades equiparables exponencialmente más o menos baratos? Se trataba de un concepto cuya lógica no había interiorizado en mi vida: fair trade o intercambio justo. El concepto de fair trade es uno de los principales activos en la socialdemocracia europea, determina tanto a los productores como a los consumidores. En el caso de los productores es una variable a tener en cuenta a la hora de concebir sus empresas, cómo pagar a sus trabajadores, sus presupuestos éticos con el entorno, las condiciones de vida de sus animales, etc. Para los consumidores es mucho más simple: eres lo que compras. A partir de estas ideas es perfectamente entendible que el ejercicio político sea cosa rutinaria en las sociedades mercantiles. Cada día tienes la posibilidad de demostrar qué tipo de sociedad quieres construir como ciudadano, que es también como consumidor. Tu voto es diario y aunque se reafirma en las urnas lo sostienes económicamente en el mercado. Eso es lo que hoy se hace con Goya en Estados Unidos y lo que haríamos muchos con Etecsa si existiera otra posibilidad. También puede interesar precios de ETECSA puede aumentar el número de usuarios? Determinados precios solo pueden hacer que los que ya consumen, consuman más, y no aumentar consumidores. Depende mucho de la estructuración por tramos de la demanda.