Política en Cuba

No hay más tela

Por: Miguel Alejandro Hayes

Marketing político y una respuesta torpe. Victoria para el que jugó con piezas blancas.

Denis Solís fue arrestado y condenado por un desacato que se puede ver en un video. Aunque llama la atención que en algunas publicaciones, como Diario de Cuba, se editó para quitar parte de los comentarios y edulcorar a Solís. Quizá, con una marcada intención comunicativa: hay un ciudadano acosado por la policía, y le responde, para luego, como algo colateral, alterarse un poco.

Al parecer, el policía entró sin permiso, o eso parece si se parte de la filmación. El porqué de la presencia del oficial es algo que, al menos yo, no conozco. Si estaba cometiendo alguna violación en contra del ciudadano, con denunciar bastaba. En cualquier caso, nada justifica el conjunto de ofensas de Solís al oficial. Eso que le dijo, en Cuba, es delito; y en la esquina de mi casa, dirigido a cualquiera, es una pelea segura.

Pero medios no oficiales difunden la causa de Solís obviando el nivel alto de las ofensas que emplea aquel. Destaca que esta vez no era aquello de guardia rural (¿guardia de la zona rural?), comentario ambiguo, sino algo bien directo y sin espacios a interpretación. También hubo palabras homofóbicas por parte del integrante del Movimiento San Isidro (MSI), por cierto. Por último, se hizo silencio ante declaraciones anexionistas, repetidas, donde Solís decía que Trump era su presidente. Eso no es ilegal, pero de seguro resta mucha empatía. Es decir, afecta el marketing político.

Para el jurista cubano Eloy Viera Cañive, parece claro que hubo un delito de desacato, que justifica, incluso, por sus condiciones, el apurado juicio. Según explica, las irregularidades radican en el cumplimiento estricto del debido proceso. Cuestiones que forman más parte de los conocimientos de expertos del área penal y procesal, que de la cultura jurídica de los ciudadanos. Lo que no deslegitima el reclamo de un debido proceso.

¿Y qué reclama San Isidro? Desde sus publicaciones piden la libertad para su compañero del mivimiento y el cierre de las tiendas en MLC (aspecto que, como economista, considero que es más complejo que gritar cuatro consignas y que no debe moverse en un plano tan superficial). Han llegado al punto de que algunos de sus miembros se declaren en huelga de hambre, y otros de hambre y sed.

¿Por qué hacer una huelga de hambre por liberar a una persona que sabemos que es culpable? De seguro, es mejor marketing hablar de una prisión injusta que de violación al debido proceso. Ahí empiezan las fallas y las violaciones éticas del MSI.

Ellos apuestan por defender una mentira como bandera, como arma para su causa. Una causa defendida con métodos injustos se aleja de ser justa. Si hoy el MSI miente de ese modo para lograr su objetivo, ¿con qué mentirá y manipulará mañana? 

Yo no puedo confiar en que personas que luchan como ellos representen algo positivo para Cuba, para los cubanos. ¿Qué puedo esperar? Sus fines están justificando sus medios. ¿Algo justifica sus fines?

Es cierto que el país necesita cambios, eso lo saben hasta los que viven bien de que no los haya. Pero hacerlo así, al precio del engaño, no.

Por otro lado, tenemos a la Seguridad del Estado (SE). Esa que impide que el MSI proteste en las calles ahora mismo. Una vez más, la SE queda en un dilema ético del que no puede escapar.

San Isidro en las calles sería generar un sistema de noticias que, en buena medida, pueden ser falsas. Los objetivos parecen ser claros. Movilizar a la opinión publica internacional (básicamente, la única estrategia de la oposición tradicional). Ellos ocasionan que cuatro gatos generen un escándalo internacional. Algo que, haciendo honor a la verdad, es difundir mentiras. 

La SE apuesta por no dejarlos salir de su sede. A un estado desarmado ante el escándalo internacional a cualquier precio, solo le queda impedir que salgan de dónde están los que lo harán. Se comete una violación legal para evitar que un engaño cause un mal mayor. Esa es la realidad. Otro fin, ¿justificado? Los impactos de una campaña para liberar a un culpable, solo generarán más sanciones al gobierno, por ende, a la ciudadanía.

¿A quién culpar, al que inicia, o al que reacciona? ¿Tiene la ciudadanía que apoyar el derecho a mentir, a manipular? ¿No sería eso ya un delito? ¿No es legítimo cuidar al Estado de más posibles sanciones?

¿Habrá que tomar partido? Hacer una huelga de hambre para defender a un culpable es algo indigno. Parece una perreta, incluso, un acto de irresponsabilidad. ¿Cómo sería un país gobernado por gente que defiende a su camarilla a toda costa? Mire usted, casi tengo un dejavú.

Creo que solo hay que abogar porque no se dañe la vida humana.

No se debe liberar a un culpable por un chantaje. Una huelga de hambre es algo admirable, pero lo que defiende esta huelga, no. Aun así, la vida humana es el centro. Ahora mismo, lo que hace falta es todo el esfuerzo para que se abandone esa huelga. En cambio, tampoco se puede obligar a hacerlo.

Lo que ocurre, es que el MSI es, ahora mismo, como ese prófugo al borde del puente que no le da la mano al rescatista. No es el bueno, así que solo le queda convertirse en la víctima.

Da pena todo esto, y cómo lo hemos asumido. Una prensa oficial que calla, y una prensa independiente que omite todo cuanto le conviene. Una manada de gente que odia al gobierno, y se engancha de cualquier cosa para tirar del hilo.

Este país necesita espacios civiles de diálogo, lo sabemos todos, pero el MSI tiene una guerra con el estado cubano, y son consecuentes con que todo vale. Por eso llegamos hasta este punto.

Volvamos atrás: lo más importante son las vidas, no hay más tela. Este circo sin pan no da para más.

Huelga de hambre de San Isidro. Huelga de hambre de San Isidro. Huelga de hambre de San Isidro

16 Comments

  • lazarobentez

    No estoy de acuerdo con la mirada polarizada que portas sobre los sucesos y sobre todo, no estoy de acuerdo con esa construcciòn poética que le confieres a la Seguridad de Estado. En el comentario que intenté subir lo explicaba mejor, pero la pàgina creyò que era un virus. En fin.. no estoy de acuerdo con satanizar esa huelga de hambre que en sì es un punto importante de anàlisis para pensar el presente turbio.

    • Hayes Martinez

      Me parece que confunde lo que es una mirada polarizada. Me puede decir qué entiende por polarizada y cómo se ve en el texto?
      Por otro lado, dónde está la construcción poética a la SE? Un dilema ético no es una categoría de la poesía, sino de la filosofía política

  • Teresa Díaz Canals

    ¿ y la violación del policía de entrar en la casa porque le dio la gana? Una vez un policia me ofendió y yo reaccioné en medio de unas circunstancias muy complejas con una mala palabra. Tuve que llorar para que me dejaran ir. Ud tiene razón en muchas valoraciones, pero el DIÁLOGO es la opción democrática. La represión, el silencio, actos de repudio, el silencio oficial… Esa ya no debería ser la respuesta.

    • Hayes Martinez

      Estamos de acuerdo en que no debe haber violencia, sino diálogo. Ahora, una cuestión, cuando dice diálogo, ¿se refiere a que se haga una negociación con los huelguistas?

  • Zoila

    El primer punto es que las batallas que hay que echar son muchas, y es una pena que esta sea la de liberar a alguien que, como se ve en el video, ofende y provoca a un policía, con toda insistencia. En otros países no existe la figura del desacato, pero aquí sí. Y si me dicen que la batalla es para quitar ese “delito” en el que cabe cualquier cosa, pues me apunto. Igual si me dicen que la huelga es para que se respete el debido proceso y todas las garantías a un detenido, pues también. En este caso, la huelga para liberar a Denis y quitar las tiendas en MLC me parece más un pretexto que una verdadera causa. Y luego viene lo esencial: el respeto a las libertades de pensamiento, conciencia y expresión del artículo 54 de la constitución! Por ese hay que echar rodilla en tierra, por que los que están en San Isidro tengan esos derechos, como todo el resto de los cubanos debemos tenerlo y poder ejercerlo como se debe. Igual me apunto para que se acaben los asedios y los mítines de repudio, que ya son una vergüenza nacional.

    • Hayes Martinez

      Si atentar contra el derecho ciudadano a la verdad fuera un delito, si operar en Cuba pagado por una potencia extranjera fuera un delito, entonces nos ahorraríamos todos estos momentos desagradables, donde, evidentemente, los extremos apuestas por la falta de ética. Por eso hemos visto tanto odio. Los militantes de cada extremo, deberían sentir un poco de bochorno por sus defendidos. La oposición, en parte, por hacer bandera de un delito real, y parte de la oficialidad, por sentir orgullo lo que se está haciendo. Aun siendo lo que se hace algo imprescindible desde la lógica de la oficialidad, es algo que debe asumirse como la cabeza medio baja. Esto es como sentir orgullo por tener que matar a un herido sin cura, o un enfermo, para evitar propagación. Si se tiene que hacer, no se hace con una sonrisa, como han hecho un grupo de jóvenes entusiastas, para mí, oportunistas, en las redes sociales.

  • Angel

    Muy interesante artículo. Coincidía en casi todo hasta q comenzaste a patinar al justificar el impedimento a protestas y a salida del recinto de los miembros del movimiento (llama mucho la antencion q tu proximo texto sea sobre la libertad de expresión) Justificar la supresión del derecho a protesta del MSI bajo el pretexto q el gobierno esta “cuidando” (término siempre nefasto usado por un oficialismo) a la ciudad de una campaña de mentiras es cuanto menos irrisorio.

    • Hayes Martinez

      Me puede decir dónde “patino”? Ahora, decir algo con lo que otros no están de acuerdo es patinar? Hay algo ambiguo en mi texto? Hay palante y patrás? Salvando las imperfecciones de mi redacción, intenté enfocarlo lo más objetivo posible.

  • Anónimo

    Me desconcierta un poco tu discurso cuando dices:”…La SE apuesta por no dejarlos salir de su sede. A un estado desarmado ante el escándalo internacional a cualquier precio, solo le queda impedir que salgan de dónde están los que lo harán. Se comete una violación legal para evitar que un engaño cause un mal mayor…”
    Y luego “…Hacer una huelga de hambre para defender a un culpable es algo indigno…”
    Es decir que para ti cometer una violación legal no es indigno, es correcto? Pregunto, por qué el miedo a que un par de jóvenes se expresen de manera pacífica. No te has puesto a pensar que han llegado a ese estado pensando que es lo último que les queda? No sé a mi me surgen varias dudas, puede que no sea la manera, concuerdo contigo que deben existir espacios al diálogo. Los necesita urgente! pero no existen aún.

    Otra cosa, me llama la atención cuando juzgas al principio lo que pasó con Denis Solís y si es culpable o no cuando tú mismo declaras que no sabes por qué ese policia invadió su casa…yo tampoco lo sé..pero por qué no se tomaron medidas con el agente. Tampoco apoyo las ofensas que le hizo al policía y más cuando esta penado por Ley…pero me pregunto dónde está la Ley cuando se necesita proteger al ciudadano de la policia??

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas