Política en Cuba

La información decrépita

Producción de alimentos en Cuba.

Por: Jorge Fernández Era

Atiendan, compañeros: el ministro de la Industria Alimentaria me ha pedido les informe, imagino ustedes no lo sepan, que en nuestro país hay una necesidad, una escasez, una limitación con determinados alimentos en nuestra vida cotidiana.

La Mesa Redonda no le preguntó (y eso me impide responderles a mis conciudadanos) por qué si el Minal tenía definido desde que el ministro no era ministro los lineamientos 174, 178 y 179, que le fijaron en un plazo de cinco años las cosas que tenía que atender con prioridad, todavía a estas horas no se hayan implementado del todo.

Dice el dirigente que es verdad que ellos, en el día a día, en los informes, en las reuniones e, incluso, en las Mesas Redondas han hablado de planes, de real y de sobrecumplimientos, y eso a nuestro pueblo lo inquieta en muchas ocasiones, porque hay en las pantallas, pero en el plato no se encuentra. Lo aseguró así, con una ecuanimidad del carajo.

Uno de esos sobrecumplimientos lo acaban de sobrecumplir ayer en la Mesa Redonda al informar, lo mismo él que el conductor del programa televisivo, que nuestra industria alimentaria produce dos mil quinientos millones de toneladas de alimentos anualmente. Cómprese cada uno un tren, compañeros, porque eso da un per cápita de más de doscientas toneladas por habitante.

El ministro sabe, y así lo dijo, que van a generarse opiniones de por qué no nos comemos la langosta y el camarón del país. Que podemos darnos el gusto de comernos esos invertebrados, pero eso va a dar si acaso (lo confirmó tal cual lo replico) para una vuelta. La concreta es que, si hacemos eso, vamos a estar sin leche en polvo para los muchachos. Tendremos que lograr en un futuro, compatriotas, con nuestro desarrollo ganadero, exportar un volumen considerable de lácteos para poder importar camarón y langosta.

Él, igual que nosotros, no concibe cómo en una isla rodeada de mar sea tan escasa la producción de pescados y mariscos, pero aclara, porque está mejor informado, que esa no es una tendencia de Cuba solamente, sino del mundo: la producción pesquera de plataforma está disminuyendo por la escasez… de mar, suponemos.

Lo que es innegable, compañeros, es lo alcanzado en varios rubros, como la recuperación de dos millones y medio de metros de tripas: eso es como ir a pie de San Antonio a Maisí sin soltar el intestino. Son aprovechamientos cárnicos de países desarrollados, como lo es también la producción de 26 000 toneladas de croquetas de carne y 17 000 de pescado, sin que se perciba bien en el sabor, gracias a nuestros científicos, la diferencia entre unas y otras.

Buena parte de dichas croquetas se conforman con maquinarias de producción nacional, las que aún no disciernen que las gallinas más aprovechables son las decrépitas. De ahí que el camión no venga hoy, compañeros, y les pidamos a todos que desbaraten la cola y, por el bien de su salud y para evitar el contagio, regresen a la decrepitud de sus hogares.

También le puede interesar

producción de alimentos en Cuba, producción de alimentos en Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas