Política en Cuba

Saber hacer memes

Meme y racismo. 

A raíz del debate suscitado en las redes sobre el meme publicado por Ernesto Estévez Rams en su muro de Facebook, tres comentarios, tomados de los muros de sus autores.

 

Por: Jorge Fernández Era

ME… ME JODÍ

Un post del profesor universitario Ernesto Estévez Rams (se reproduce para no obligarme a explicarlo) ha propiciado un encendido debate en las redes. Quienes lo critican aluden a que es racista (apúntenme). Aquellos que lo defienden (el autor del meme incluido) esgrimen que los demás no han entendido el chiste, que es una ironía a partir de una publicación que Estévez Rams ni se toma el trabajo de citar. Dice él: “No nos confundamos: si hubo un meme irónico, en un contexto concreto de una polémica concreta, su función desarmadora era evidente. Frente a ello, tomaron el meme y lo sacaron de mi muro, privándolo de su contexto para mostrarlo como trofeo y acusarme de misógino y racista”.

Para sacarlo del muro no había que privarlo de nada. Está privado de todo. Ironía, según el diccionario, es un “modo de expresión o figura retórica que consiste en decir lo contrario de lo que se quiere dar a entender, empleando un tono, una gesticulación o unas palabras que insinúan la interpretación que debe hacerse. Con perdón de Ernesto, su post no tiene de irónico, se lo dice alguien que lleva más de treinta años incursionando en el humor, específicamente en la ironía y el sarcasmo.

El contexto al que inmediatamente asocia el lector este post es la lucha que se le ha declarado a los coleros en Cuba, y otra lucha, la electoral, que se plantea en el contexto norteamericano. Nada más, no hay por qué hacer otra asociación. Y si alguna duda queda es en todo caso preguntarse qué rayos tiene que ver una cosa con la otra.

Un meme, por sí mismo, es independiente. Y si es humorístico, precisa ser más independiente todavía, porque los chistes, desde el momento en que se explican, dejan de serlo automáticamente. Si alguien queda desarmado en esta ocasión es quien concibe el meme, pues no puede esconder su propósito de ningunear a la candidata demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos y al propio Joe Biden. ¿No sabe el profesor universitario del uso forzoso de la preposición “a” ante nombres comunes de personas cuyo referente es un individuo concreto y no uno cualquiera entre varios posibles? ¿No ha leído que, si en vez de expresar “escogió de compañera de fórmula a una mujer negra”, escribe, como lo hizo: “escogió de compañera de fórmula una mujer negra”, está tirando a mierda a la aludida?

La redacción deja mucho que desear no solo por ese detalle, sino porque urgía, después de la palabra “negra”, un punto y seguido, para no restarle fuerza a la idea central: “¿Será colera?”. El modo descuidado de hilvanar las ideas se repite en el texto que publica como autodefensa. De forma voluntaria, en bien del miembro del claustro de la Universidad de La Habana, he asumido su edición y corrección para brindárselo a los lectores.

El profesor tiene derecho a no gustarle ni un poquito las figuras de ambos partidos contendientes, es sabido que en muchos aspectos de la política internacional y doméstica los gobiernos republicanos y demócratas coinciden. Pero estamos hablando de un catedrático que colabora asiduamente con el periódico Granma: tiene que dominar que la senadora demócrata se ha pronunciado contra el bloqueo norteamericano a la Isla (embargo le llaman ellos). Y con ese precedente, la colera merece un poco más de respeto, ¿no?

Las defensas al post y a su autor, lejos de apuntalarlo, lo hunden, porque si se exige (es un ejemplo) que para preocuparse por este meme había primero que escribir algo que recordara a Fidel, se debe requerir entonces un poco más de cuidado al publicar un meme semejante precisamente el día en que cumplía 94 años “el mayor luchador antirracista y por los derechos de la mujer que ha dado esta tierra” (las comillas no son ironía, solo cito a quien salió en auxilio de Estévez Rams).

“Carroñeros”, “naturaleza mercenaria”, “émulos de terroristas mediáticos”, “supuestas posturas revolucionarias”, “enjambre anexionista” y otras lindezas vuelven a aparecer para acallar la voz de los que no están de acuerdo, como si las necesitara alguien con suficientes argumentos para defender su postura.

No importa que muchas de las opiniones, respetuosa y explícitamente, llamen a capítulo sobre los marcados racismo y misoginia de la desacertada expresión. Se espera más del también graduado de Física y de quienes lo apoyan: ostentan suficiente currículo como para no caer en la descalificación a través de la ofensa, el ultraje y el insulto.

“Yo lamento -declara también Ernesto Estévez Rams- que personas honestas y buenas se hayan irritado por una lectura de mi meme, que era la opuesta a la que yo originalmente intenté. Pude ser menos ambiguo, sin dudas, no preví la lupa sobre mí, ese sentimiento de desagrado que sintieron de pensar que alguien defiende el racismo y la discriminación como un valor aceptable en nuestra sociedad. A ellos la parte de disculpas que me corresponde”.
¿Y las disculpas a Kamala Harris? ¿Y a las coleras, Ernesto, a las coleras?

 

Por: Giordan Rodríguez Milanés

Es cierto que en las redes sociales muchos suelen tirar al retrete el periodismo responsable y altamente profesional. Y de ellos, demasiados que no deberían por su formación y por haberse, supuestamente, graduado en facultades que privilegian, me consta por diversas vías, la formación ética.

Otra vez tengo que decir que lo advertí en uno de mis artículos de La Joven Cuba: en los ámbitos de la Comunicación Social y la Comunicación Política, hay que aprender a ser tan eficaces como la maquinaria pro-imperialista pero, ¡OJO!, sin caer en la trampa de usar sus mismas bajezas porque: ¿De qué valdría entonces aspirar a una sociedad mejor y, a la par, crear universos simbólicos y discursivos basados en la descalificación, la falacia y el odio, lo mismo que quienes nos odian? Como la fábula del Jedi y el Sith .

Cualquiera que haya estudiado un tin de Semiótica Textual, -al estilo de “¿Qué dijo realmente Umberto Eco”, vaya-, sabe que en un meme, como un cartel o un video publicitario, desde el punto de vista semántico, el contexto social no es relevante puesto que la relación texto-contexto o símbolo-ámbito referativo, constituye un sistema simbiótico -para usar un término de la biología que es mas común que el que “va ahí”. Eso explica por qué un cartel, un video publicitario -o su vacile: el meme-, si es bueno, puede ser entendido más o menos homogéneamente por intérpretes de diversas culturas. Porque un cartel – a diferencia, por ejemplo, de un cuadro pictórico-, “cierra” la relación texto-contexto de modo que reduce la polisemia al mínimo -siempre habrá una cuota de polisemia, lo mismo que existen las personas daltónicas o los sordos musicales.

De tal modo, no puede argumentarse que un meme pueda “sacarse de contexto” porque el contexto está en si mismo. Otra cosa, distinta, es que la relación símbolo-ámbito referativo adquiera mas o menos relevancia en determinada circunstancia. Aquel cartel que dice: “Cuba PostCastro”, y pone la imagen de muchos fideles, por ejemplo, se hizo antes de que Fidel falleciera y adquiere mayor relevancia social después de su muerte, o sea, adquiere relevancia pragmática. Pero el cartel dice lo que dice, más allá del contexto social, que no es lo mismo que contexto semiológico o semántico. Igual un meme dice lo que dice y si metiste la pata al usarlo, no culpes a otro por supuestamemte sacarlo de contexto.

Eso, cualquiera que se haya leído un poquitín a Eco debería saberlo; debería saberlo cualquiera que escriba para un periódico que sea portavoz de una Revolución que aspire a forjar una nación donde la ley primera ” sea el culto a la dignidad plena del hombre”, y de la mujer. Y si no lo sabe: ¿Ya en ese mismo periódico no nos dijeron “zapatero a sus zapatos”… Pues bueno…

 

Por: Miguel Alejandro Hayes 

Después del tremendo papelazo con el tema de las pymes, el señor Luque ahora salta a hacer otro con la semiótica y la hermenéutica. Lo único que falta es decir que hay que buscar “la voz del autor” del meme.

Podemos debatir muchas cosas. Obviemos al mensajero, porque en el formato en el que toma vida el meme, el autor no importa. El meme dice lo que dice, dice lo que la gente ha hecho de él. Dice lo que el usuario de Facebook vea, lo que ve el que lo ve en un Estado de WhatsApp.

Un meme no debe exigir como núcleo semantizador una cosa que está fuera de él. Un meme no debe pensarse como si fuera la obra de lo que Foucault llamó Autor ( en mayúsculas), ni el lector de meme debe hacerle herméutica a este.

Un meme opera en el plano de la conciencia cotidiana, no teórica. Un meme se interpreta desde los códigos de la cotidianidad , no de la interpretación teórica partir de la búsqueda de referentes lógicos del autor, paradigma en el que se inserta, debate del que es parte, antecesores, etc. No lo di yo, es que lo normal es que no se hacen estudios para pensar un meme que se tiene delante.
Comunicacionalmente, el meme es un error, repito, me da igual el mensajero.

Moraleja pacifista:
1.hay que saber hacer memes.
2. Luque también sabe de semiótica y hermenéutica.

Pd: este comentario se lo debo a las opiniones del maestro Giordan Rodríguez Milanés

 

También le puede interesar 

 

meme y racismo meme y racismo meme y racismo meme y racismo meme y racismo meme y racismo 

3 Comentarios

  • Bety

    Hola!
    Mi único comentario, lean lo que Estévez escribe, los propios debates en los que tantas veces ha participado y bastará para ver que fue un meme mal hecho si se quiere, pero que nunca ocultaría ese racismo y misoginia de la que fue acusado. Es un hombre íntegro, excelente profesor e investigador, pero sobre todo exelente persona.
    Saludos.

    • Hayes Martinez

      Hola. Gracias por comentar. No sé los demás, yo he leído a Estévez. No creo que acá, en este publicación lo esté acusando de racista. De hecho, en esencia, los tres comentarios van sobre la comunicación, no sobre Estévez.
      Por otro lado, he leído, insisto. Los textos más recientes del profesor, bastante flojos. El de racismo, bastante superficial, aunque podía ser esa, perfectamente, su intención.
      En cambio, el de Con todos y para el bien de todos, dejaba mucho que desear. Era una interpretación forzada, y mal hecha. No en vano la hermenéutica es una disciplina. No en vano, Mientras el profesor hace física, otros hacemos otras cosas. Y ese texto sobre Martí era un disparate intelectual. Acá mismo tengo un texto en respuesta al que menciono. Digo esto para dejar claro que, al menos yo, lo he leído.
      Por otro lado, he topado con él en par de debates en las redes, y la impresión que me dejó no fue nada favorable, ya que se comportaba con la clásica arrogancia del que se mete en temas que no domina ( recuerdo que discutía argumentando con arrogancia que el núcleo del marxismo era la lucha de clases), y otros sucesos con actitudes similares, siempre en escenarios donde con mucha altanería abordaba temáticas en las que no estaba suficientemente preparado él. Pero esto fuero solo para de ocasiones, porque sé que la arrogancia de un doctorado en Física no todo el mundo puede llevarla con decencia. Digo esto, para aclarar que también sé de quién estoy hablando.
      Pero no me interesa su persona porque no es mi enemigo, ni se me ocurre considerarlo así, porque lo que menciono son cualidades tan mundanas y tan comunes que las tiene cualquiera. Pero lo más importante aquí, y ya que hablamos de científicos, algo de ciencia. Descosifiquemos la cuestión. Estévez no es la cuestión, la cuestión es lo comunicativo que está detrás. Si usted leyó esos tres comentarios, a no ser que ya sea experta y eso que acá le publica le parezca superficial, y aprendió algo nuevo, o si discrepa de lo ahí dicho y tiene sus argumentos, entonces es una victoria de todos.
      Lo demás, el dime que te diré, es para los que no tienen nada que argumentar. Al menos en este espacio, se publicó, para que al que le interese, reflexione sobre algunas cuestiones teóricas que no todo el mundo tiene que saber, pero que ya que se leen se pueden aprender

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas