Política en Cuba

Mirando hacia el otro lado

Porque pedir disculpas no es solo una cuestión de hacer justicia sino que es el obligado primer paso para transitar nuevas sendas y sobre todo, no regresar a las que jámás se debieron haber recorrido.

Por: Oniel Díaz Castellanos

Mirando hacia el otro lado o tapando las vergüenzas no se llega a ningún lado. Porque pedir perdón no es solo una cuestión de hacer justicia sino que es el obligado primer paso para transitar nuevas sendas y sobre todo, no regresar a las que jámás se debieron haber recorrido. Bien lo saben los chinos, que envueltos desde 1978 en los esfuerzos de la Reforma y la Apertura, en junio de 1981 desde el propio Comité Central del PCCh abordaron de frente y sin miedo sus errores y horrores con la discusión y aprobación de la Resolución Acerca de ciertos asuntos de la historia del Partido. Ese día comenzó un proceso que tomó meses en el que restituyeron la dignidad y el nombre de millones de personas que fueron afectados, juzgados, golpeados, hostigados, encarcelados y lastimados durante la Revolución Cultural. Se asumieron los extremismos que por décadas se cometieron en la conducción política y económica del país. A cada error se le puso al lado el nombre del responsable, incluyendo a Mao, y se pidió perdón. Este fue un paso vital que le permitió al país unirse nuevamente después de años de discordia y poner el pie en el acelerador sin derrumbar los símbolos. Estoy convencido de que China no acumularía hoy los innegables éxitos que muestra al mundo sin junio de 1981. Y también estoy convencido que hoy en Cuba no tenemos manera de avanzar si no miramos de frente los errores de estos últimos 60 años y los que todavía se siguen cometiendo y decimos con sentido de justicia y responsabilidad, nunca más. No se horrorice con lo que acaba de leer. Temprano o tarde ello ocurrirá en Cuba porque por más rápido que se corra para dejarla atrás, la historia, con sus luces y sombras, siempre nos respira en la nuca.

Otro texto del autor

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas