Su versión del problema

Pero pensar lo múltiple, lo complejo, pensar, siempre es más peligroso. Y pensar no va a destruir lo bueno que le queda a este país y que románticamente le llamamos socialismo, en realidad lo hará la proliferación de su inverso, más bien su ausencia.