Tus manos

Ya no están, solo quedan reminiscencias de cuando tu piel parecía transparente